Glaciares y ecosistemas de montaña

El estudio de los ecosistemas de montaña que incluye los glaciares es una tarea compleja; por lo cual, se requiere tener como punto de partida un marco de referencia comprensible, a fin de contar con la base necesaria para elaborar la presente política nacional y evitar que se diseñe a partir de percepciones e instrumentos que no se sustenten en evidencias.

Uno de los marcos más reconocidos a nivel internacional es el denominado sistema socioecológico, término mencionado por primera vez en 1998 por Berkes y Folke[1] y luego desarrollado por diferentes autores y también utilizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la Evaluación de los Ecosistema del Milenio en el 2005.

Gráfico N.° 3: Marco de referenciaFuente: INAIGEM

El sistema socioecológico representa la interrelación entre el sistema social y los ecosistemas, donde las personas dependen de los beneficios que brindan los diferentes ecosistemas (servicios ecosistémicos), a su vez, las actividades humanas influyen en la dinámica de los ecosistemas. La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio reportó el 2005, que en los últimos 50 años más de la mitad de los servicios ecosistémicos de los que la sociedad depende para su bienestar han sido degradados o no se están utilizando de manera sostenible, suceso no comparable con otro periodo de la historia humana. Si bien el sistema social se ha beneficiado, al mismo tiempo, sufre los cambios producidos no solo a nivel local, sino también a nivel global, afectando la capacidad del planeta para satisfacer las necesidades de todos los organismos y de las personas. Por lo tanto, la  sostenibilidad del sistema socioecológico requiere que la economía de la sociedad y las otras actividades humanas no excedan la capacidad de los ecosistemas[2].

Cabe resaltar, que debido a la afectación de los servicios de los ecosistemas, la Asamblea General de la ONU proclamó el periodo 2021-2030 como Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, a fin de apoyar y ampliar los esfuerzos encaminados a prevenir, detener e invertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo y concientizar sobre la importancia de la restauración de los ecosistemas. Asimismo, destaca que la restauración y la conservación de los ecosistemas contribuyen a la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los acuerdos ambientales multilaterales conexos, como el Acuerdo de París aprobado en virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y al logro de las Metas de Aichi para la Diversidad Biológica y el marco mundial para la diversidad biológica después de 2020[3].

Además, una de las graves consecuencias que el mundo está viviendo actualmente, debido a la afectación del servicio de los ecosistemas relacionados con la regulación de enfermedades, es la pandemia generada por el COVID-19,  una reciente publicación titulada “El papel de los ecosistemas en la mitigación y gestión del COVID-19 y otras zoonosis”[4] brinda evidencia de la relación entre la degradación de los ecosistemas y el aumento de la probabilidad de transferencia zoonótica (las zoonosis son enfermedades infecciosas trasmitidas de los animales a los humanos, como el COVID-19). Es pertinente recordar que la ONU ya desde el 2016 alertó que la aparición y reaparición de enfermedades zoonóticas están estrechamente relacionadas con el estado de los ecosistemas (alrededor del 60% de las enfermedades infecciosas en los seres humanos son zoonóticas)[5].

Por lo tanto, la evidencia descrita anteriormente revela que la personas necesitan de los beneficios que brindan los ecosistemas (servicios ecosistémicos) para su bienestar, y que actualmente estos beneficios se están reduciendo de manera dramática.

A continuación, se describen los glaciares y ecosistemas de montaña, y los beneficios que brindan (servicios ecosistémicos) al sistema social.

a) Glaciares y ecosistemas de montaña en el mundo

La Asamblea General de la ONU declaró el 11 de diciembre como el Día Internacional de las Montañas, que se conmemora a partir del 2003[6], debido a que los ecosistemas de montaña que incluye los glaciares son fuentes primordiales de agua, energía, diversidad biológica, recursos minerales, productos forestales y agrícolas, de recreación. Asimismo, muchas áreas montañosas del mundo están experimentando un acelerado deterioro ambiental[7], por lo que se consideran ecosistemas frágiles, vulnerables a los impactos adversos al cambio climático, deforestación y degradación forestal, cambio de uso del suelo, degradación del suelo y los desastres naturales[8].

Los ecosistemas de montaña cubren cerca del 22% de la superficie terrestre y suministran entre el 60 y el 80% del agua dulce del planeta y más del 10% de la población mundial vive en estas zonas[9].

Además, la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible estableció tres metas relacionadas directamente con las montañas[10]:

  • Meta 6.6: De aquí a 2020, proteger y restablecer los ecosistemas relacionados con el agua, incluidos los bosques, las montañas, los humedales, los ríos, los acuíferos y los lagos
  • Meta 15.1: De aquí a 2020, asegurar la conservación, el restablecimiento y el uso sostenible de los ecosistemas terrestres y los ecosistemas interiores de agua dulce y sus servicios, en particular los bosques, los humedales, las montañas y las zonas áridas, en consonancia con las obligaciones contraídas en virtud de acuerdos internacionales
  • Meta 15.4: De aquí a 2030, asegurar la conservación de los ecosistemas montañosos, incluida su diversidad biológica, a fin de mejorar su capacidad de proporcionar beneficios esenciales para el desarrollo sostenible.

Entre los ecosistemas de montaña, es importante destacar los glaciares, que representan los mejores indicadores visibles del cambio climático, particularmente en los trópicos. El 99.72% de los glaciares tropicales se encuentran en Sudamérica, incluidos el Perú con 68.38%, Bolivia con 22.68%, Ecuador con 5.29%, Colombia con 2.82%, Chile con 0.50%, Venezuela con 0.03% y Argentina con 0.01%. Asimismo, más de una sexta parte de la población mundial depende de los glaciares y la capa de nieve estacional para su suministro de agua[11] y existe una dependencia de las ciudades a sus glaciares, por ejemplo en un año seco la contribución de agua de los glaciares puede llegar hasta: 27.6% en Quito, 9.1% en Lima, 91.5% en La Paz y 96% en Huaraz[12]

Gráfico N.° 4: Glaciares tropicales en el mundoFuente:  Inventario de glaciares Randolph (RGI; versión 5.0)

b) Glaciares y ecosistemas de montaña en el Perú

Los ecosistemas de montaña que incluye los glaciares, se presentan por encima de los 300 a 400 m.s.n.m. -dependiendo de la latitud- en las vertientes occidental (región natural andina) y oriental (región natural yunga o selva alta) de la Cordillera de los Andes; y cubren el 44% de la superficie terrestre del país, donde 10 millones 698 mil 552 personas, que representa el 36.4% de la población nacional, vive y se beneficia directamente de dichos ecosistemas.

Gráfico N.° 5: Superficie de los ecosistemas de montaña y beneficiarios directosFuente: INAIGEM basado en el mapa nacional de ecosistemas del Perú y el INEI

A parte de los glaciares, se presenta una diversidad de formas en los ecosistemas de montaña, como son: bosques de yunga, pastizales, humedales, matorrales y bosques andinos. Los cuales se determinaron y agruparon a partir de la memoria descriptiva del mapa nacional de ecosistemas del Perú.

Cuadro N.°1: Formas de ecosistemas de montaña seleccionados, superficie y el porcentaje que representan respecto a la superficie total de los ecosistemas de montañaFuente: INAIGEM basado en el mapa nacional de ecosistemas del Perú

  • Bosques de yunga: (por completar)
  • Pastizales: se agruparon en esta categoría los pajonales y la jalca. Proveen de forraje para la ganadería altoandina, son usados con fines energéticos (extracción de bloques vegetación mediante el champeo), contribuyen con la regulación climática, captura de carbono y a la regulación hídrica. Los pastizales altoandinos soportan el 84% de la ganadería nacional.
  • Humedales: se agruparon en esta categoría los bofedales y los páramos. Los bofedales proveen de forraje para el ganado, turba, plantas medicinales,  almacenan carbono, purifican y almacenan el agua, protegen ante procesos de erosión y regulan el clima. Son refugios de fauna silvestre, mantienen el ciclo de nutrientes, brindan belleza escénica y paisajística y generan áreas de turismo. Los páramos sirven de abastecimiento y regulación de los servicios hídricos, del clima y de la erosión, y para actividades agrícolas, de pastoreo y colecta de recursos farmacológicos, así como por su valor turístico. 
  • Matorrales: (por completar)
  • Bosques andinos: proveen de forraje para el ganado, plantas medicinales, retención del agua, almacén de carbono, protección contra la erosión, regulación del clima, refugio de fauna silvestre, mantenimiento del ciclo de nutrientes, belleza escénica y paisajística, así como áreas de recreación y turismo.

Gráfico N.° 6: Formas de ecosistemas de montaña y superficieFuente: INAIGEM basado en el mapa nacional de ecosistemas del Perú e INEI

Es importante resaltar, que los ecosistemas de montaña no solo benefician a las personas que habitan en estas zonas, sino también al resto de la población. El principal ejemplo es el agua, cuya fuente son las lluvias y el 80% de estas se precipitan por encima de los 3,000 m.s.n.m. y son retenidas en los glaciares, lagunas, humedales y pastizales alto andinos. Es así, que los ecosistemas de montaña se constituyen en la principal fuente de agua que originan los ríos que discurren por las laderas andinas hacia las vertientes del Pacífico, del Atlántico y del Titicaca, estas aguas no solo son importante para la producción de alimentos, sino también son muy útiles para generar energía eléctrica y para abastecer de agua dulce o agua potable a los centros poblados, los asientos mineros y las industrias que transforman las materias primas de la región[13]. Se ha calculado 16 millones 281 mil 478 personas de la costa (beneficiarios indirectos) se benefician del agua proveniente de las montañas, representando el 52.1% de la población nacional.

Gráfico N.° 7: Beneficiarios indirectos de los ecosistemas de montañaFuente: INAIGEM basado en el mapa nacional de ecosistemas del Perú, ANA e INEI

Además, como se mencionó anteriormente, el Perú concentra el 68% de los glaciares tropicales del mundo, los cuales están distribuidos en tres sectores: cordilleras glaciares de los andes del norte (1. Blanca, 2. Huallanca, 3. Huayhuash y 4. Raura), cordilleras glaciares de los andes del centro (5. Huagoruncho, 6. La Viuda, 7. Central, 8. Huaytapallana y 9. Chonta) y cordilleras glaciares de los andes del sur (10. Ampato, 11. Vilcabamba, 12. Urubamba, 13. Huanzo, 14. Chila, 15. La Raya, 16. Vilcanota, 17. Carabaya, 18. Apolobamba, 19. Volcánica y 20. Barroso). Las 20 cordilleras glaciares tienen altitudes que van desde los 1,000 hasta los 6,757 m.s.n.m.

Gráfico N.° 8: Ubicación de las Cordilleras glaciares del PerúFuente: INAIGEM

Los glaciares son considerados un ecosistema frágil por el efecto del cambio climático global producido tanto por causas naturales como antrópicas, lo cual ha provocado su desglaciación, que en solo 54 años (entre 1962 y 2016) el Perú perdió alrededor del 53.56% de su superficie glaciar. Asimismo, se estimaron, bajo las condiciones climáticas actuales, que las cordilleras glaciares podrían desaparecer alrededor del año 2100:[14],[15]

  • Dos (2) cordilleras glaciares ya no cuentan con coberturas glaciar, las cuales son denominadas “Cordilleras glaciares extintas”: 19. Volcánica y 20. Barroso.
  • Cinco (5) cordilleras glaciares están en proceso de extinción, porque han perdido más del 80% de su cobertura glaciar desde 1962/1955, y son denominadas “Cordilleras glaciares en extinción”: 6. La Viuda, 9. Chonta, 13. Huanzo, 14. Chila y 15. La Raya
  • Ocho (8) cordilleras glaciares han perdido entre el 50% y 80% de su superficie glaciar: 2. Huallanca, 4. Raura, 5. Huagoruncho, 7. Central, 8. Huaytapallana, 18. Apolobamba, 10. Ampato y 17. Carabaya.
  • Cinco (5) cordilleras glaciares han mostrado pérdidas inferiores al 50%: 1. Blanca, 3. Huayhuash, 11. Vilcabamba, 12. Urubamba y 16. Vilcanota.

Gráfico N.° 9: Cordilleras glaciares del Perú extintas y en extinciónFuente: INAIGEM

Además, basado en los avances del proyecto permafrost del INAIGEM, al igual que en otras regiones de los Andes Sudamericanos, en el Perú se han identificado tres tipos de geoformas glaciares, cuya diferenciación es muy importante para comprender los potenciales reservorios de agua e identificar la importancia de estas geoformas con las actividades humanas.

Cuadro N.° 2: Geoformas glaciaresFuente: INAIGEM

Finalmente, se presenta los ecosistemas de montaña que incluye los glaciares y la población a nivel de departamentos. Se observa que de los 24 departamentos que tiene el Perú:

  • Sólo en Tumbes no se presenta superficie de ecosistemas de montaña.
  • En 11 departamentos, la superficie de ecosistemas de montaña es mayor al 80% (Amazonas, Ancash, Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Pasco y Puno).
  • En 12 departamentos, la población que vive en los ecosistemas de montaña es mayor al 80% (Amazonas, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Pasco, Puno y San Martín).
  • En 10 departamentos, se cuenta con glaciares y lagunas de origen glaciar (Ancash, Apurímac, Arequipa, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Lima, Pasco y Puno).
  • En 4 departamentos, se cuenta solo con lagunas de origen glaciar (Ayacucho, Ica, Moquegua y Tacna).

Cuadro N.°3: Ecosistemas de montaña que incluye los glaciares y beneficiarios directos por departamentosFuente: INAIGEM basado en el mapa nacional de ecosistemas del Perú, inventario nacional de glaciares e INEI

 


  • [1] Berkes, F. & Folke, C. (1998), Linking social and ecological systems. Management practices and social mechanisms for building resilience, Cambridge University Press, Cambridge, UK.
  • [2] Chapin, F.; Kofinas, G & Folke, C., editors (2009). Principles of ecosystem stewardship: resilience-based natural resource management in a changing world. Springer. New York, USA.
  • [3] La resolución 73/284 de la Asamblea General “Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030)” A/RES/73/284 (1 de marzo de 2019), disponible en: https://undocs.org/es/A/RES/73/284
  • [4] Everarda, M.; Johnstonb, P.; Santillob, D. & Staddona, C. (2020). The role of ecosystems in mitigation and management of Covid-19 and other Zoonoses. Environmental Science & Policy, volumen 111, 7-17.
  • [5] UNEP (2016). UNEP Frontiers 2016 Report: Emerging Issues of Environmental Concern. United Nations Environment Programme, Nairobi.
  • [6] La resolución 57/245 de la Asamblea General “Año Internacional de las Montañas, 2002” A/RES/57/245 (30 de enero de 2003), disponible en: https://undocs.org/es/A/RES/57/245
  • [7] [Programa 21: Capítulo 13 – Ordenación de los ecosistemas frágiles: desarrollo sostenible de las zonas de montaña] (s.f.). Recuperado https://www.un.org/spanish/esa/sustdev/agenda21/agenda21spchapter13.htm
  • [8] Naciones Unidas, RIO+20: Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible “El futuro que queremos: Documento final de la Conferencia”, A/CONF.216/L.1 (19 de junio de 2012), disponible en: https://undocs.org/es/A/CONF.216/L.1
  • [9] FAO (2014). Cordillera de Los Andes, una oportunidad para la integración y desarrollo de América del Sur. Santiago, Chile.
  • [10] La resolución 70/1 de la Asamblea General “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” A/RES/70/1 (25 de setiembre de 2015), disponible en: https://undocs.org/es/A/RES/70/1
  • [11] Kozhikkodan, B. & Kamp, U. (2019). Global Disappearance of Tropical Mountain Glaciers: Observations, Causes, and Challenges. Geosciences 2019, 9(5), 196;  https://doi.org/10.3390/geosciences9050196
  • [12] Buytaert, W., Moulds, S., Acosta, L., De Bievre, B., Olmos, C., Villacis, M., … & Verbist, K. M. (2017). Glacial melt content of water use in the tropical Andes. Environmental Research Letters, 12(11), 114014.
  • [13] MINAM (2014). Perú país de montañas: los desafíos frente al cambio climático.
  • [14] INAIGEM (2018). Inventario Nacional de Glaciares: Las Cordilleras Glaciares del Perú. Huaraz, Perú.
  • [15] INAIGEM (s.f). ¿Hasta cuándo veremos las blancas cordilleras del Perú?